Bæst de Copenhague: el restaurante más sostenible del mundo

«El restaurante Bæst de la capital danesa recibió dicho título, que otorga la Asociación de Restaurantes Sostenibles, gracias a la aplicación de varias innovaciones ecológicas y de los principios de la Economía Circular.”

Sostenible y ecológico

Copenhague es una ciudad que presume de tener el distrito gastronómico más moderno y completo de todo el mundo y ahora, sus residentes también pueden alardear de albergar uno de los restaurantes más ecológicos y el más sostenible.

El Bæst se inspira en la comida italiana, es propiedad de Christian Puglisi e incluye una panadería que dirige su hermana Mirabelle; ambos establecimientos fueron nombrados Food Made Good Business of the Year, uno de los mayores galardones, que concede la Asociación de Restaurantes Sostenibles (SRA).

eco83_33_original

Esto de obtener premios, ya es cosa de familia, comentan los Puglisi, dado que el título del año 2016 se lo dieron al restaurante Relæ, que es propiedad de otro de sus hermanos y que también destaca por sus innovaciones verdes y de corte ecológico.

Estos negocios funcionan mediante el empleo de energía hidroeléctrica y el año pasado se propusieron reducir el consumo total de las instalaciones, en al menos un 10 %, objetivo que han alcanzado para satisfacción y ahorro de sus propietarios.

eco84_49_original

La mayor parte de sus productos son de origen local y están certificados como alimentos bio y ecológicos. El pan que les sobra lo donan a una granja de pollos cercana, que los cría sin jaulas y los posos de café se le envían a su proveedor de hongos, que los usa de abono, mientras que el sobrante de verduras y frutas, se conserva de varias formas.

Dentro del restaurante se aplican los principios de la Economía Circular, un ejemplo de ello es que, el suero de los quesos que se producen allí mismo, se recicla para utilizarlo en la elaboración de cruasanes y productos de bollería, en la panadería.

eco85_67_original

Otra de las medidas que se practican, es la de ofrecer a los clientes un 10% de descuento en la compra de productos horneados, si traen su propia bolsa, una eficaz manera de que las mismas sean reutilizadas y no, desechadas sin más.

eco86_87_original

La alimentación y su importancia

El Lindley Hall de la Royal Horticultural Society de la ciudad de Londres, fue el sitio elegido para celebrar la entrega de premios, que fue dirigida por Raymond Blanc, el presidente de la Asociación de Restaurantes Sostenibles.

eco87_4_original

El señor Blanc explicó que, dichos premios fueron diseñados con el fin de destacar, el importante rol que las empresas de alimentos pueden desempeñar, en el camino que lleve al mundo entero, a tener una economía verde y sostenible.

Confesó que: “estos premios nos recuerdan a todos y cada uno de nosotros, por qué estamos tan orgullosos de trabajar en este sector” y concluyó su alocución, diciendo que: “La comida y su producción son una parte tan activa de nuestras vidas, que definirán la sociedad y las comunidades del mañana, nuestra salud y la del planeta.”

eco88_44_original

Otros premios

Entre los demás premiados están The Breakfast Club, a quienes se les ha reconocido por su trabajo de colaboración con varios agricultores latinoamericanos, para conseguir plantaciones de aguacates sostenibles.

También se distinguió la labor que ha llevado a cabo el Borour Market’s Gourmet Goat, quienes han diseñado un menú especial y delicioso, que emplea los cortes de carnes menos populares y con el que consiguen una enorme merma en los desperdicios de alimentos.

eco89_53_original


Fuente: ecoticias

La reforestación tropical más grande de la historia donde se plantarán 73 millones de árboles

Conservation International pretende plantar 73 millones de árboles en la Amazonía brasileña, en el que será el mayor proyecto de reforestación de la historia.

Los árboles se plantarán en el “arco de deforestación” que atraviesa los estados brasileños de Amazonas, Acre, Pará y Rondônia, así como toda la cuenca del Xingu.

Amazonas2

“A corto plazo, el proyecto tiene como objetivo restaurar 70.000 acres de bosque tropical. Si el mundo va a alcanzar la meta de 1,2° C o 2° C (grados de calentamiento) que todos acordamos en París, entonces la protección de los bosques tropicales en particular tiene que ser una gran parte de esa solución“, dijo M. Sanjayan, CEO de Conservación Internacional, en una entrevista con Fast Company.

“No sólo importan los árboles, sino qué clase de árboles“, dijo Sanjayan. Acabar con la deforestación permitiría absorber el 37 % de las emisiones anuales de carbono del mundo, pero los científicos temen que el 20 % de la Amazonía pueda ser deforestada en las próximas dos décadas, además del 20 % que fue deforestado en los últimos 40 años.

Para combatir este rápido ritmo de destrucción, Conservación Internacional está utilizando nuevas y eficientes técnicas de siembra que podrían aplicarse en todo el mundo. “Esto no es un truco“, dijo Sanjayan. “Es un experimento cuidadosamente controlado para descubrir cómo hacer una restauración tropical a gran escala, para que la gente pueda replicarla y podamos reducir drásticamente los costes“.

El método de siembra utilizado en el proyecto se conoce como muvuca, que es una palabra portuguesa para describir a muchas personas en un lugar pequeño. En muvuca, cientos de semillas de árboles nativos de varias especies se esparcen por cada centímetro de tierra deforestada. La selección natural permite entonces a los más adecuadas sobrevivir y prosperar.

Un estudio de 2014 de la Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación (FAO) y Biodiversidad Internacional encontró que más del 90 % de las especies nativas de árboles plantadas con el método de la muvuca germinan y son adecuadas para sobrevivir a la sequía hasta seis meses.

Amazonas3

“Con técnicas de reforestación planta a planta, se obtiene una densidad típica de cerca de 160 plantas por hectárea“, dijo Rodrigo Medeiros, vicepresidente del programa y líder del proyecto de Conservación Internacional en Brasil, según Fast Company. “Con la muvuca, el resultado inicial es de 2.500 especies por hectárea. Y después de 10 años, se puede llegar a 5.000 árboles por hectárea. Es mucho más diversa, mucho más densa y menos costosa que las técnicas tradicionales“.


Fuente: ecoinventos

9 síntomas para identificar la neumonía en bovinos

La Neumonía es una infección del pulmón. Se caracteriza por la multiplicación de microorganismos en el interior de las cavidades, lo que induce una inflamación con daño pulmonar. La reacción inflamatoria causa una función de los alvéolos que puede observarse en una radiografía de tórax.

Así lo explica Maileth Márquez Sandia, quien señala que es necesario conocer primero el Síndrome Respiratorio Bovino, o mejor conocido como SRB, o en circunstancias, también llamada como Enfermedad Respiratoria Bovina (ERB).

Esta condición es una variedad genética que escoge un conjunto de enfermedades especialmente respiratorias del ganado bovino que sin duda hace que se generen enormes pérdidas económicas. Algunas de las enfermedades que constituye este síndrome son la neumonía, traquetis, rinitis y bronquitis.

El Síndrome de la Neumonía

Este síndrome es definido como aquel complejo respiratorio, ya que se ve favorecido por varios componentes que anteceden y socorren a la infección como el estrés a causa del destete, exportación, cambio de alimentación y cambios de temperatura y humedad. En contestación a estos elementos, el animal tiende a disminuir sus reservas de energía y por ende, se debilita.

Suele estar originado por numerosos agentes patógenos, tanto virológicos (parainfluenza 3, virus sincitialrespiratorio bovino, adenovirus, BHV1, BVDV), como bacterianos (Mannheimia haemolytica, Pasteurella multocida, Mycoplasma bovis, Histophilus somni,), e inclusive parasitarios (vermes pulmonares) o fúngicos (Aspergillus), que pueden interactuar entre ellos o con una obstrucción inflamatoria o alérgica para liberar la sintomatología completa del síndrome.

Las bacterias producen un síndrome grave cuando contagian a animales en los que las vías respiratorias ya están debilitadas a causa de una infección vírica antecedente.

9 Síntomas del síndrome

El síndrome se muestra de maneras muy numerosas en el ganado bovino, de acuerdo a la edad del animal, del agente o los agentes implicados, de la fase de la enfermedad, entre otros elementos.

Algunos de los síntomas generales pueden ser:

1. Falta de apetito.
2. Fiebre.
3. Abatimiento.
4. Letargo.
5. Tos leve.
6. Respiración rápida y superficial.
7. Al inicio de la enfermedad, suele originarse dolor en los pulmones y las vías respiratorias, por lo que el animal deseará despejar las vías mediante una tos leve. Cuando la tos es sonora y marcada, casi como un aullido, hay evidencia de que el caso es más crónico, más evolucionado, y por lo tanto, más difícil de tratar, pero no olvide siempre consultar con su médico veterinario.

Por Maileth Márquez Sandia, Fuente: agronomaster.com


Fuente: contextoganadero

La agricultura está sobrepasando los límites de la Tierra

Cinco de los nueve límites de seguridad planetaria han sido transgredidos por la agricultura, advierte un estudio publicado en “Ecology and Society”.

La idea de que la actividad humana está teniendo unos impactos fatales sobre el planeta Tierra es algo que desde hace mucho sospechaban los científicos. Sin embargo, poder medir y saber hasta qué punto el planeta podía soportar estos impactos no era una tarea fácil. Por esto, en el 2009 el científico sueco Johan Rockström, junto al Centro de Resiliencia de Estocolmo, propuso un modelo para hacerlo. Se trata de los “límites de seguridad planetarios”, nueve factores o procesos que tiene naturalmente la Tierra pero que han sido presionados tanto por los humanos que cada vez más están llegando al punto de no ser sostenibles. Al punto de no retorno.

Según un estudio publicado en Ecology and Society, la agricultura, practicada como lo hacemos hoy, está contribuyendo a que varios de estos “límites de seguridad” sean trasgredidos.

De los nueve factores, advierte la publicación, dos ya pasaron ese límite de seguridad: la integridad de la biósfera, entendida en el modelo de Rockström como la disminución de biodiversidad y tasa de extinción de especias, y la alteración de los ciclos de nitrógeno y fósforo gracias a la actividad humana.

No obstante, la agricultura masiva, con pesticidas y uso excesivo de agua está haciendo que estemos cerca de transgredir dos límites más: el cambio en el uso de la tierra y el uso del agua dulce. Ambos, ahora, se encuentran en zona de incertidumbre.

Además, según explicó Rodomiro Ortiz, coautor del estudio al medio SciDevNet, la agricultura también está contribuyendo a otro e importante factor: el cambio climático.

limites_terrestresTomado de Ecology and Society – Agriculture production as a major driver of the Earth system exceeding planetary boundaries

Pero el documento no se limita a advertir de los daños, sino que hace un llamado para que los países se replanteen la forma como se está haciendo agricultura. Por ejemplo, mencionan que se debe incrementar la producción agrícola por unidad de área, por unidad de fertilizante y por unidad de agua consumida. Igualmente, sugieren que los cultivos mantengan la materia orgánica del suelo, clave no sólo para capturar carbono, sino para la retención natural de agua.

Otras de las sugerencias son cultivas alimentos donde se pueda mantener el hábitat de especies amenazadas, mantener la biodiversidad local y la polinización.


Fuente: elespectador

América Latina llega a la cumbre climática de Alemania con desiguales avances

Las llamadas contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, en inglés) se consideran en conjunto insuficientes para la meta de estabilizar el aumento de la temperatura planetaria a dos grados centígrados.

Difíciles de medir y desiguales en sus alcances son los avances que exhibirán los países de América Latina, respecto a sus compromisos voluntarios de reducción de emisiones contaminantes, durante la cumbre climática que acogerá en noviembre la ciudad alemana de Bonn.

Las llamadas contribuciones determinadas a nivel nacional (NDC, en inglés) se consideran en conjunto insuficientes para la meta de estabilizar el aumento de la temperatura planetaria a dos grados centígrados.

Pero además se debaten entre políticas contradictorias, como agudizar la extracción de hidrocarburos y al mismo tiempo fomentar el uso de energías renovables.

“Hay avances en compromisos, aunque es un poco difícil decir cómo van. No es tan fácil de medir. Depende de la capacidad de cada gobierno para hacerlo. Algunos países tienen más transparencia y detalle que otros”, dijo a IPS Lisa Viscini, directora del Programa de Energía, Cambio Climático e Industrias Extractivas del Diálogo Inter-Americano, una organización con sede en Washington.

A lo largo de 2015, los 195 Estados parte de la Convención Marco de las Naciones Unidas sobre el Cambio Climático (CMNUCC) presentaron sus NDC, con sus compromisos voluntarios para reducir los gases de efecto invernadero (GEI), que fueron incorporados al vinculante Acuerdo de Paris, en diciembre de ese año.

El histórico acuerdo fue establecido como conclusión la 21 Conferencia de las Partes (COP21) de la CMNUCC, celebrada en la capital francesa, y suscrito formalmente en abril siguiente, en un encuentro especial de la Organización de las Naciones Unidas en Nueva York.

La plataforma de análisis científico Monitoreo de la Acción Climática(CAT, en inglés), de tres centros de investigación europeos, clasifica la propuesta de Costa Rica como “compatible” con el compromiso del Acuerdo de París de mantener en dos grados centígrados el incremento global de la temperatura.

Pero ese mismo monitoreo cataloga de “insuficiente” las de Brasil, México y Perú; de “altamente insuficiente” la de Argentina y de “críticamente insuficiente” la de Chile, los países de la región incluidos en su análisis.

En Brasil, el mayor contaminador regional, los investigadores señalanque la recesión económica que soporta ese país desde 2014 ha hecho más lento el incremento de sus emisiones de los GEI, que se proyectan alineadas con sus metas de NDC.

Pero, puntualiza el CAT, que ese país se trazó metas nada ambiciosas en la mitigación del cambio climático, por lo que sus emisiones en la mayoría de sectores aún podrían subir hasta al menos 2030, y aun así alcanzar los compromisos asumidos.

“Desarrollos recientes en la planeación de infraestructura energética y los niveles crecientes de deforestación, que se estima han añadido unos 130 millones de toneladas de CO2 (dióxido de carbono), son evidencia del empeoramiento de la aplicación de la política nacional climática de Brasil, en la dirección opuesta a lo que es necesario” para materializar el Acuerdo de París”, indica su análisis.

La meta brasileña en su NDC es la de reducir las emisiones de GEI en 37 por ciento hasta 2025 y 43 por ciento hasta 2030, con respecto a las de 2005.

En México, el segundo mayor contaminador regional, se calcula que las políticas actualmente ejecutadas resulten en emisiones mayores a las metas de 2020 y 2030, indicativo de que ese país necesita tomar más medidas para cumplir con sus objetivos.

México, que se comprometió a acortar 25 por ciento sus emanaciones totales para 2030, respecto a las registradas en 2013, “debe considerar el establecimiento de una meta para 2025, consistente con un ciclo de compromisos por cinco años”, recomiendan los analistas del CAT.

El país lo alcanzaría mediante el descenso de 22 por ciento de GEI y 51 por ciento el carbono negro -hollín desprendido del transporte a diésel y de la generación eléctrica con combustóleo- en ese mismo año.

Bajo las políticas actuales, las emisiones argentinas de todos los sectores crecerían aproximadamente 50 por ciento para 2030, por encima de los niveles de 2010. El compromiso de reducción de emisiones se sitúa en 483 millones de toneladas en 2030, que en la práctica significa un aumento de 22 por ciento en comparación con los niveles de 2010 o 74 por ciento sobre los de 1990. La meta chilena promete rebajar en 30 por ciento los gases para 2030, por debajo de los niveles de 2007, pero equivalente a una expansión de 222 por ciento frente a 1990 y 75 por ciento por arriba de 2010, resalta el CAT. “Bajo las metas de la NDC, las emisiones continuarán creciendo entre 38 y 75 por ciento. Aunque las políticas actuales confinen los gases a su meta incondicional, se necesita un creciente número de políticas ambiciosas para controlar las emanaciones a su objetivo condicionado”, cita su análisis.

El Acuerdo de París estipula que el Mecanismo de Transparencia debe proveer de una comprensión clara de las medidas sobre cambio climático, incluyendo monitoreo del progreso hacia el logro de las NDC, con buenas prácticas, prioridades, necesidades y retos.

En la COP21 de París, los gobiernos acordaron que en 2018 definirían las vías para alcanzar los objetivos del acuerdo y fomentar que cada nación eleve sus compromisos en las NDC.

Durante la cumbre climática COP23 en Bonn, del 6 al 17 de noviembre, las naciones proseguirán con esa búsqueda.

Para Carlos Rittl, secretario ejecutivo del Observatorio del Clima, una red de 37 organizaciones ambientales brasileñas, existe el riesgo de que Brasil incumpla las metas.

“Hay señales negativas sobre la seguridad de que Brasil va a caminar hacia una economía de bajo carbono, de que va a cumplir con sus metas. Hay muchos retrocesos que nos colocan en duda sobre la intención del gobierno de cumplir con los compromisos”, afirmó a IPS.

eco97_68_original

En 2015, Brasil liberó a la atmósfera 486 millones de toneladas de CO2, México emanó 472 millones, Argentina, 191 millones; Venezuela, 178 millones; Chile, 81 millones, y Colombia, casi 81 millones.

La región aporta cinco por ciento de los GEI del planeta, según datos de ONU Medio Ambiente, la agencia responsable de implementar la CMNUCC. Pero alerta que la quema de combustibles fósiles y las emisiones para la fabricación de cemento inflarán ese porcentaje.

Para Sean Gilbert, director de Alcance, Membresía y de la no gubernamental Alianza NDC, falta claridad de cómo los gobiernos llegarán a las metas. “No hay objetivos graduales. Faltan especificidad y rutas hacia las metas”, dijo a IPS el responsable de la organización que reúne a gobiernos e instituciones en pos de las NDC.

“Algunos países no llegarán a sus metas, que además no son suficientes, hay que hacer más. Para evitar el cambio climático, no podemos seguir usando petróleo por 100 años, tiene que parar. Algunos países están desarrollando estrategias de largo plazo. Pero no hay suficiente dinero”, señaló Viscini.

Con su Plan de Expansión de Energía 2026, Brasil aspira a que en ese año 48 por ciento de la matriz energética provenga de fuente renovables, excluida la hidroelectricidad, mientras México busca generar 25 por ciento de energía limpia para 2018, 35 por ciento para 2024 y 50 por ciento para 2050.

Argentina fijó una meta de cubrir ocho por ciento de la demanda eléctrica con fuentes renovables al finalizar 2017 y 20 por ciento en 2025. Mientras, Chile con la Ley 20/25, anhela generar 20 por ciento con base renovable para 2025.

“No hay nada seguro sobre qué haremos después de 2020 de manera diferente a lo que Brasil hace hoy, como inventarios de GEI o las estimaciones anuales de emisiones”, planteo Rittl.

“Defendemos que la matriz tienda hacia la ‘descarbonización’ progresiva, para que a 2050 sea 100 por ciento renovable o altamente renovable, con energía solar y eólica”, añadió.

Gilbert sugiere que la inversión pública y privada en los países se haga compatible con las NDC y, también, “abandonar políticas contradictorias, como subsidiar combustibles fósiles”.


Fuente: ecoticias

Brasileño premiado por cultivo sostenible de caña de azúcar

Por sus aportes a la reducción de emisiones de gases de efecto invernadero derivadas del cultivo de caña de azúcar, el científico brasileño Heitor Cantarella recibió el premio mundial IFA Norman Borlaug (13 octubre), que anualmente distingue a un investigador cuyo trabajo se haya destacado en el área del uso de fertilizantes.

El premio, que se entrega en el Día Mundial de los Fertilizantes —celebrado en la fecha en que el químico alemán Fritz Haber descubrió la síntesis de amoníaco en 1908—, reconoció el trabajo de Cantarella, que permitió disminuir en 95% las emisiones del óxido nitroso asociadas al cultivo de caña.

Esta planta, aunque se utiliza para producir bioetanol —y así reducir la quema de combustibles fósiles— libera óxido nitroso, que causa un efecto invernadero casi 300 veces mayor que el causado por una molécula de dióxido de carbono.

Para reducir la liberación de óxido nitroso, los fertilizantes utilizados en la labranza desempeñan un papel significativo. Por eso, el científico creó un método que, durante el cultivo de caña, incluye el uso de inhibidores que impiden la transformación de la urea —fertilizante más utilizado en la agricultura brasileña— en gas carbónico, e inhibidores de nitrificación, que bloquean la transformación de amoníaco en nitrato.

Brasil es el mayor productor de caña de azúcar del mundo y principal exportador de etanol, el biocombustible que abastece a 40% de los vehículos del país.

Pero “si no controlamos las emisiones asociadas a la producción del etanol, podremos perder los beneficios en la sustitución de los combustibles fósiles. El papel del uso de insumos es importante para adoptar prácticas mitigadoras”, afirmó a SciDev.Net Cantarella, director del Centro de Investigación y Desarrollo de Suelos y Recursos Ambientales del Instituto Agronómico de Campinas.

Como signatario del Acuerdo de París, Brasil tiene entre sus desafíos reducir las emisiones en 43% para 2030. Y hacer que el cultivo de caña de azúcar sea sostenible puede contribuir a ello.

Para cumplir con los compromisos internacionales, el gobierno brasileño discute actualmente el Renovabio, política de regulación de biocombustibles que establece metas de reducción de las emisiones.

“La racionalización del uso de fertilizantes encamina la producción de la caña, y en consecuencia el etanol, hacia un commodity más sostenible, con valor para la sustitución del combustible fósil”, afirma el físico Newton La Scala Junior, de la Universidad Estadual Paulista.

Pero además del uso racional de fertilizantes, en el cultivo de caña persisten problemas como la quema de los residuos de paja en la cosecha, que es responsables de la emisión de CO2 y problemas respiratorios debido al humo y el hollín.

Las alternativas para el uso de este residuo están en estudio para producir energía. Sin embargo, LaScala y otros investigadores también han investigado beneficios de dejarlo sobre el suelo, como la disminución de la erosión y su utilidad como nutriente.


Fuente: mundoagropecuario

Las energías renovables abarataron el sistema eléctrico

APPA Renovables ha presentado el Estudio del Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España. En 2016, el sector contribuyó con 8.511 millones de euros al PIB nacional, aportando 1.000 millones en fiscalidad neta y mejorando nuestra balanza comercial con un saldo exportador neto de 2.793 millones de euros. El sector empleó a 74.566 trabajadores y produjo ahorros en importaciones energéticas de 5.989 millones de euros. Los ahorros producidos en el mercado eléctrico (5.370 millones), superiores a la retribución específica percibida, confirman que las renovables abaratan nuestra factura de electricidad.

Estos son los datos que presenta el informe de la APPA (Asociación de Empresas de Energías Renovables) en su informe Impacto Macroeconómico de las Energías Renovables en España en 2016. Según la asociación, el crecimiento del 3,3% se debe principalmente a la inversión en tecnología debida a las subastas de potencia de 2016 (700 MW) y al anuncio de nuevas subastas de potencia de 2017.

No obstante, el empleo en el sector retrocedió y se situó en 74.566 puestos de trabajo, 2.760 menos que en 2015. Es el dato de empleo más bajo de toda la serie histórica, debido según la asociación a un fuerte ajuste de los empleos de las instalaciones en funcionamiento, principalmente en las tecnologías asociadas a la bioenergía.

Otro de los elementos destacados del sector es el abaratamiento que produjo en el precio de la energía, un ahorro medio de 21,50 euros por cada MWh adquirido. Según especifica la APPA, en 2016 el precio medio se situó en 39,67 €/MWh, y hubiera registrado un valor medio de 61,17€/MWh de no ser por las renovables.

El uso combinado de renovables en generación eléctrica, energía térmica y biocarburantes, permitió evitar la importación de 19.945.081 toneladas equivalentes de petróleo, lo que supuso unos ahorros en importaciones energéticas equivalente a 5.989 millones de euros. La asociación apunta que el 87% del déficit de la balanza comercial española se debe a las masivas importaciones de combustibles fósiles, que las renovables ayudan a reducir. Y es que el sector mejoró su balanza comercial con un saldo exportador neto de 2.793 millones de euros en 2016.

El presidente de APPA Renovables, José Miguel Villarig, destacó la importancia de las renovables para la economía española durante la presentación del informe: “es importante que se reflejen los beneficios económicos, medioambientales y sociales que las energías renovables aportan a nuestra sociedad, porque si no los conocemos, no entenderemos por qué en el mundo el 55% de la nueva potencia ya es renovable”.

En esta línea, la asociación señala que hay varios efectos de las renovables “difícilmente cuantificables”, como la fijación de población en entornos rurales o la valorización de residuos agrícolas, ganaderos y urbanos son difícilmente cuantificables, así como el componente innovador del sector, y es que España es el segundo país del mundo en porcentaje de patentes renovables.


Fuente: evwind

El compromiso de las nuevas generaciones con el medio ambiente y la sociedad

Los jóvenes entre 18 y 35 años han sido reconocidos como una generación con alta conciencia ambiental por ser consumidores responsables y cambiar sus hábitos con el fin de cuidar el planeta y aportar a la sociedad.

Todos los años el Foro Económico Mundial se encarga de difundir la encuesta Global Shapers Survey, realizada en 180 países, con el fin de conocer las percepciones de los jóvenes acerca del mundo. El resultado, presentado en el mes de agosto, ratificó que los llamados millennials, jóvenes que tienen actualmente entre 18 y 35 años, están preocupados, especialmente, por los efectos que ha tenido el cambio climático en el medio ambiente.

De los 31.000 encuestados un 48,8% respondió que el cambio climático y la destrucción de la naturaleza era uno de los asuntos más graves a nivel global. A este problema le siguen los grandes conflictos sociales con un 38,9%, y en tercer lugar se ubica la desigualdad y la discriminación con un 30,8%. En total fueron 31.000 jóvenes los encuestados.

Ser testigos de catástrofes naturales, y otras situaciones, ha hecho que aquellos que nacieron entre 1981 y 1995 decidan cambiar su estilo de vida y quieran llevar el planeta hacia un futuro más sostenible. Esta generación, que ha sido definida por el estudio Trendsity como los “nativos sustentables” , expone que éstos han asumido un compromiso activo respecto a lo que significa la sustentabilidad y la preservación de lo que conocemos para las futuras generaciones.

El Instituto de Inversión Sostenible de Morgan Stanley reveló que, en una encuesta aplicada a mil inversores activos, el 9% de la inversión sostenible era impulsada por las nuevas generaciones, pues son ellos los primeros interesados en adquirir carteras sostenibles y productos como bonos verdes.

Todos ellos representan una generación con conciencia ambiental, lo que significa que han sido capaces de cambiar sus hábitos y reconocer que sus acciones tienen efectos directos en el medio ambiente. Ahorrar agua y energía, reciclar y buscar medios de transporte ecoeficientes han sido sus primeros pasos en ese plan por prevenir y mitigar los impactos negativos.

Su compromiso con cuidar y preservar el planeta los ha convertido en consumidores diferentes, lo que hace que muchos de ellos sientan mayor compromiso con las empresas que públicamente han sido reconocidas por contribuir con el medio ambiente y la sociedad.

Este nuevo relacionamiento con el entorno ha hecho que las grandes marcas transformen sus modelos de producción y empiecen a desarrollar prácticas centradas en impactar de forma positiva a nivel social y ambiental, no solamente económico. Hoy se habla de marcas sostenibles, las que han incorporado en sus operaciones diarias todos los temas relacionados con la prevención y mitigación de sus impactos negativos.

“Las nuevas generaciones representan un consumidor que tiene mayor conciencia de sus acciones en términos del impacto ambiental y social, de este modo son más exigentes con las marcas y con los productos que consumen. Más allá de comprar, ellos esperan tener una relación de confianza y honestidad por parte de la marca en lo que tiene que ver con acciones responsables y concretas alrededor de la sostenibilidad. Estos jóvenes han entendido que cuidar el entorno es cuidarse a ellos mismos”, explican desde la Dirección de Marca Corporativa de Bancolombia.

Ese compromiso que tienen las empresas con la sociedad y el medio ambiente fue reconocido en septiembre de este año por parte del Monitor Empresarial de Reputación Corporativa (Merco), que reveló el listado de las empresas con mejor percepción en responsabilidad social en Colombia durante el 2016.

El primer lugar fue ocupado por el Grupo Bancolombia que ha emprendido estrategias en pro del bienestar social, el cuidado del medioambiente y la inclusión financiera. Esta es una entidad que tiene como pilar fundamental la sostenibilidad, esto quiere decir que se preocupa por contribuir a la transformación de la sociedad y aporta al cambio a través de sus clientes por medio de iniciativas como: Vinculación a BanCO2, esta es una estrategia de pago por servicios ambientales con la que empresas y personas pueden medir su huella de carbono y compensarla con dinero, el cual posteriormente es entregado a familias campesinas que forman parte del programa y se dedican a cuidar los recursos naturales

Además, la Línea verde para vivienda y construcción sostenible ofrece beneficios en su tasa de financiación a quienes construyan y adquieren vivienda, considerada como construcción sostenible, a través de crédito o leasing con Bancolombia.

Las pymes y grandes empresas que requieren una financiación para mejorar la eficiencia energética, implementar energía renovable, un modelo de producción limpia y realizar proyectos de construcción sostenible, pueden beneficiarse de las Líneas ambientales. Por otro lado, el Programa Mide lo Importante está enfocado en los proveedores y clientes pyme para que puedan autoevaluar su desempeño económico, social, ambiental y de gobierno corporativo, e implementar criterios de sostenibilidad en su gestión.

A estas iniciativas se suma la Fundación Bancolombia, entidad que busca conectar el campo con el mundo y hacerlo protagonista por medio de tres pilares: educación, emprendimiento rural y modelo de asociatividad, y alianza y cooperación, contribuyendo así al desarrollo sostenible de las comunidades rurales del país.

Bancolombia es una marca que, más allá de ser reconocida como una entidad financiera, se ha convertido en un agente movilizador de acciones positivas que invitan y contagian a las personas para que se unan a las iniciativas sociales y medioambientales que quieren promover. Así logran una transformación positiva en el país entre los diferentes actores de la sociedad.

Compañías privadas y públicas, y la misma academia, han empezado a hablarle a las nuevas generaciones para que cada vez sean más personas las que se comprometan en el cuidado de los recursos naturales. De este modo la influencia de los niños sobre sus padres, la de los jóvenes sobre sus compañeros y la de los adultos sobre los más ancianos, crea un ciclo que permite garantizar a futuro los recursos suficientes para vivir de forma digna.


Fuente: elespectador

Descubren un enorme “mar de plástico” frente a las costas de Honduras

Una fotógrafa capturó una serie de imágenes donde se advierte la inmensa cantidad de basura en el mar del Caribe.

La contaminación plástica inunda nuestros océanos, ríos y lagos. Es una situación crítica que daña severamente el ecosistema y afecta la sobrevivencia de las distintas especies. Algunas regiones se han visto más afectadas con esta situación, principalmente por sus características geográficas o bien por la irresponsabilidad de sus habitantes.

Hace algunos días se conoció la grave contaminación por este material en las costas de Honduras, entre las islas de Roatán y Cayos Cochinos en el mar del Caribe. La fotógrafa y activista Caroline Power registró una serie de imágenes donde es posible apreciar la gran cantidad de desperdicios plásticos flotando a la deriva, un verdadero “mar de plástico” que evidencia el grave impacto medioambiental que esto provoca.

2244865

Tenedores, cucharas, platos, botellas, cepillos de dientes, todo esto forma parte del nefasto paisaje capturado por la fotógrafa británica, quien compartió las imágenes en su cuenta de Facebook. “Ver que se asesine y asfixie lentamente algo que me importa tanto fue devastador”, reconoció la profesional al diario The Telegraph.

En tanto, la organización ambientalista Blue Planet Society, ha explicado que la causa de este verdadero mar de plástico es la basura que arrastra el río Motagua desde Guatemala hasta las costas hondureñas. “El Gobierno de Honduras lamenta que a pesar de los distintos acercamientos ante el Gobierno de Guatemala y los esfuerzos que se han venido realizando, los mismos no han sido suficientes (…) y aún no se ven resultados concretos y palpables”, señala un comunicado emitido por la Secretaría hondureña de Relaciones Exteriores.

2249179

Esperamos que tanto Guatemala como Honduras profundicen sus esfuerzos para acabar con este grave problema ambiental que afecta a una de sus costas. Mientras, las imágenes tomadas por Power se han viralizado y se han compartido miles de veces en las redes sociales mostrando la seriedad de esta emergencia.


Fuente: veoverde

54 metros de alto y más de 2 mil plantas: así será el primer bosque vertical de Francia

Forêt Blanche tendrá como fin combatir la polución, incrementar la biodiversidad y la generación de microclimas. Será levantado en las afueras de París.

Los bosques verticales se han convertido en una importante solución para combatir la contaminación en las principales ciudades del mundo. El arquitecto italiano Stefano Boeri es uno de los más importantes en esta materia y acaba de anunciar un nuevo y atractivo proyecto para Francia.

Se trata de Forêt Blanche, un edificio de 54 metros que se levantará en Villiers sur Marne, en las afueras de París. La fachada de la estructura contará con más de dos mil arbustos y plantas y está pensado como una manera de frenar los altos índices de polución, transformándose en una alternativa estética y sustentable.

Forêt-Blanche

Otro de los atractivos de esta propuesta es promover microclimas, aumentar la biodiversidad y la formación de un ecosistema urbano. Forêt Blanche contará con departamentos en los pisos superiores, oficinas y locales comerciales en la planta baja.

Forêt2

En tanto, las plantas utilizadas serán seleccionadas por un grupo de investigadores botánicos. La idea es que ayuden a desarrollar un microclima que produzca humedad y absorba dióxido de carbono, produciendo oxígeno y protegiendo al edificio de la contaminación.

Forêt3

De acuerdo al propio Stefano Boeri, este tipo de trabajos buscan incluir el componente vegetal “como un elemento esencial, que va más allá del concepto de verde como una simple decoración. Estructuras arquitectónicas que aceptan el desafío de luchar contra el cambio climático y aumentar la biodiversidad en contextos urbanos”.

Forêt4

Así, este innovador y verde edificio se levantará como una alternativa sustentable al desarrollo de la ciudad y a todos los problemas asociados a la vida en la urbe. ¿Qué te parece este diseño?


Fuente: veoverde